¿Qué es el hot stamping?

El hot stamping, o estampación en caliente, es una técnica de impresión que utiliza un procedimiento a alta temperatura para transferir un pigmento, generalmente de alta resolución, a la superficie de un artículo. La imagen se produce con antelación y se graba en una cuña (normalmente de estaño, bronce, magnesio, aluminio o silicona), que se coloca en una película llamada lámina, que a su vez se coloca en la superficie a grabar.

Para que el grabado se pueda crear, el procedimiento debe alcanzar una temperatura de entre 100 y 300 grados centígrados. Esta temperatura activará el adhesivo de la lámina, que transferirá la imagen a la nueva superficie cuando se combine con la presión.

Los colores metálicos (principalmente oro y plata) son los más utilizados en esta técnica porque el contraste es más efectivo, aunque en procedimientos de alta resolución se pueden emplear varios colores e incluso transparencias. En consecuencia, la técnica de estampación en caliente es sumamente adaptable.


Historia

La impresión térmica tiene sus raíces en el siglo XIX, cuando se convirtió rápidamente en el método preferido para ilustrar libros infantiles e incorporar grabados a cualquier tipo de obra. La primera patente del método completo de impresión térmica fue expedida en 1892 por el alemán Ernst Oeser. La impresión térmica quedó relegada a usos literarios durante mucho tiempo, y sólo se utilizaba en soportes como el papel o el cuero.

La impresión comenzó a proliferar en todo tipo de superficies en la década de 1950, hasta convertirse en la forma más utilizada de impresiones publicitarias y ornamentales en la actualidad.

De igual manera, es la más segura porque la impresión térmica sólo utiliza pinturas secas, lo que significa que no es tóxica para los trabajadores ni perjudica al medio ambiente.


¿Cómo funciona?

-La imagen se graba en un sello, que se presiona contra una lámina y se calienta.

-La temperatura es importante porque activa el adhesivo de la lámina y hace que se transfiera al papel cuando se combina con la presión.

-Después de introducir el papel en la máquina, la prensa se cierra y la lámina se aprieta entre la plancha y el papel, haciendo que la capa de material se adhiera a la hoja siguiendo el mismo patrón que el sello previsto.

-El oro y la plata son los tonos más populares, aunque se pueden utilizar otros colores e incluso láminas transparentes (los colores que se pueden obtener son: plata, oro, cobre, rojo, azul y holográfico).